Grupo BFA-Bankia culmina su plan de saneamiento tras hacer provisiones en 2012 por 26.845 millones de euros

  • En línea con lo esperado, el Grupo BFA registra una pérdida después de impuestos de 21.238 millones (19.400 tras el canje de híbridos), de los que 19.193 corresponden a Bankia.
  • La entidad arranca 2013 con un balance saneado y una liquidez de más de 40.000 millones de euros, que permite cubrir los vencimientos de los próximos seis años. 
  • El ratio de solvencia del Grupo BFA-Bankia se sitúa en el 9%, que asciende al 9,44% (Core Tier I EBA) tras el canje por acciones de los instrumentos híbridos.
  •  El margen bruto de Bankia se mantiene en términos recurrentes en torno a los 4.100 millones de euros pese al difícil entorno macroeconómico, mientras que la contención de gastos permite mejorar el margen antes de provisiones un 19,4%.
  • José Ignacio Goirigolzarri: “Iniciamos 2013 desde una sólida posición: un balance saneado, buenos niveles de solvencia y una excelente situación de liquidez. Nuestro reto ahora es hacer de Bankia una entidad rentable que permita devolver a la sociedad el apoyo que nos ha prestado”. 

28-02-2013

El Grupo BFA-Bankia culminó al cierre del año 2012 el plan de saneamiento anunciado el pasado 25 de mayo tras afrontar provisiones y dotaciones por importe de 26.845 millones de euros, que incluyen también los ajustes derivados del traspaso de activos a la Sareb.

Estos saneamientos, junto a las medidas de recapitalización aprobadas el pasado 28 de noviembre por las autoridades europeas, permiten a la entidad arrancar 2013 con un balance saneado y desde una sólida posición de solvencia y liquidez.

El fuerte volumen de provisiones, que se ha visto afectado por la transferencia de activos a la Sareb, provocó que el Grupo BFA registrase unas pérdidas después de impuestos de 21.238 millones de euros. La cifra bajaría a los 19.400 millones si se contabilizasen las plusvalías del canje de instrumentos híbridos. En el caso de Bankia, sus pérdidas después de impuestos ascendieron a 19.193 millones.

Tras un año 2012 en el que la entidad afrontó un fuerte saneamiento de su balance, que le llevó a solicitar ayudas públicas por un importe final de 17.959 millones de euros, BFA-Bankia prevé volver a la senda de la rentabilidad ya en 2013, con lo que se iniciará el camino para devolver el apoyo público recibido.

El canje por acciones de los instrumentos híbridos emitidos por las cajas de ahorros que dieron origen al grupo prevemos que sea anunciado por el Frob en el mes de marzo y tras su ejecución el proceso de recapitalización habrá finalizado.

A partir de entonces, y en función de los requisitos que establezca la comisión creada al efecto, se pondrá en marcha el proceso de arbitraje.

 

Saneamiento, solvencia y liquidez

 

Tras la transferencia de activos inmobiliarios a la Sareb por 22.300 millones de euros, el activo individual de BFA se reduce a las participadas de las que es accionista (ajustadas a valor de mercado), carteras de renta fija y apenas 71 millones de euros de préstamo promotor, con una cobertura cercana al 80%. Por tanto, el grueso del negocio del grupo es el que se genera en Bankia.

La entidad cotizada encara 2013 desde un sólido punto de partida. Cuenta con una cobertura total sobre la cartera de crédito del 8%. El crédito promotor está provisionado al 44,8%, la cartera de empresas al 14,8% y la de particulares al 3,3%.

La cartera crediticia en Bankia se reparte en un 60% particulares, un 30% empresas, un 7% sector público y apenas un 3% promotor. Este segmento representaba un 17,2% al cierre de 2011.

En cuanto a la liquidez, el conjunto del grupo cuenta con activos líquidos por más de 40.000 millones de euros, que le permiten cubrir sus vencimientos más allá de 2020. De esa cifra, 26.900 millones corresponden a Bankia, con los vencimientos cubiertos hasta 2018.

En términos de solvencia, tanto el Grupo BFA como Bankia, incluyendo el efecto del canje por acciones de Bankia de los instrumentos híbridos, habrán cerrado el año 2012 con un Core Tier I en términos EBA del entorno del 9,5%, en línea con lo previsto en el plan de recapitalización.

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, destacó: “Iniciamos 2013 desde una sólida posición: un balance saneado, buenos niveles de solvencia y una excelente situación de liquidez. Nuestro reto ahora es hacer de Bankia una entidad rentable que permita devolver a la sociedad el apoyo que nos ha prestado”.

 

Resultados 2012

 

Bankia registró un margen de intereses de 3.198 millones de euros en 2012, un 16,6% más que un año antes. Esta cifra excluye el coste de 109 millones de euros derivado del préstamo subordinado por 4.500 millones de euros otorgado por BFA a Bankia en septiembre de 2012. El margen registró una senda descendente en la segunda mitad del año como consecuencia de la caída de los tipos de interés y la reducción del balance, si bien el descenso se vio aminorado por la gestión de diferenciales.

El margen bruto se elevó hasta los 4.010 millones de euros (-2,7%), con un mayor peso de los ingresos recurrentes (intereses y comisiones) y menor de los provenientes por carteras de renta variable. Además, en 2012 se produjo el efecto negativo de la mayor aportación al fondo de garantía de depósitos por las penalizaciones a los extratipos, inexistente en 2013. Neto del efecto del préstamo subordinado, el margen bruto se situó el pasado año en 4.119 millones de euros (-0,05%).

Los ingresos por comisiones cayeron un 6,5%, hasta los 992 millones de euros. Si no se toman en cuenta las derivadas de operaciones corporativas en mercados de capitales, los ingresos más recurrentes por la propia actividad bancaria caen un 3,3%, a 809 millones.

Por resultados de operaciones financieras, Bankia generó 348 millones en 2012, un 4,9% menos. De esta cantidad 229 millones proceden de plusvalías generadas por recompra de emisiones propias. Durante el segundo semestre la capacidad de generación de ROF se vio limitada por la negociación del plan de recapitalización del grupo.

La contención de costes fue relevante en el ejercicio pasado y marca otro de los caminos sobre los que Bankia actuará para potenciar su rentabilidad futura. En 2012 los gastos de administración se redujeron un 12,0%, hasta los 2.017 millones de euros, con una caída del 14,1% en gastos de personal y del 7,4% en otros gastos generales. Las amortizaciones también cayeron un 7,7%.

Con todos estos aspectos, el margen antes de provisiones de Bankia se elevó hasta los 1.826 millones de euros, un 19,4% más que en 2011.

Las dotaciones totales realizadas por Bankia en el ejercicio 2012 ascienden a 23.907 millones de euros como consecuencia del plan presentado en mayo y de su actualización como consecuencia del traspaso de activos a la Sareb. En el conjunto del Grupo BFA, las dotaciones alcanzan los 26.845 millones de euros.

Por todo ello, Bankia registró en 2012 un resultado negativo después de impuestos de 19.193 millones de euros. El resultado neto atribuido a la entidad arrojó unas pérdidas 19.056 millones de euros. En el caso de BFA, tuvo un resultado negativo después de impuestos de 21.238 millones de euros (unos 19.400 millones con el impacto del canje de híbridos) y un atribuido negativo de 10.791 millones de euros.

 

Evolución del negocio en Bankia

 

En el apartado de evolución del negocio, estuvo afectado por la transferencia de activos crediticios a la Sareb realizada en el mes de diciembre por un importe de 16.405 millones de euros en términos netos. Bankia cerró el año 2012 con un volumen de crédito neto de 134.177 millones de euros, un 27,1% inferior al año anterior.

Por el lado del pasivo, los depósitos estrictos de clientes totalizaban a 31 de diciembre 98.524 millones de euros, frente a los 98.566 millones de septiembre y los 113.050 millones del cierre de 2011.

En el cuarto trimestre la cifra de depósitos mejoró en 975 millones de euros, hasta los 96.955 millones, mientras que la de pagarés se redujo en 1.017 millones de euros, a 1.569 millones. De esta manera, la entidad logró invertir la tendencia negativa iniciada en el segundo trimestre del año.

En el conjunto de 2012, la salida de depósitos estrictos de clientes alcanzó los 14.148 millones de euros, a los que se añade un descenso de 378 millones en el saldo de pagarés.

Los recursos de clientes en balance cayeron en el conjunto de 2012 en 47.498 millones de euros. De esa cifra, 24.096 millones de euros corresponden a menores recursos de no residentes por la disminución de la financiación a través de plataformas de negociación y cámaras de contrapartida europeas. Otros 18.379 millones de euros proceden de empréstitos y otros valores negociables, partida que incluye el vencimiento de emisiones mayoristas y la recompra de bonos de titulización emitidos por el grupo.

 

Riesgos

 

El ratio de morosidad de la entidad se redujo en el cuarto trimestre del año, desde el 13,3% de septiembre al 13,0%, si bien la cifra supera el 7,6% del cierre de 2011. El saldo de dudosos bajó en el cuarto trimestre de 25.314 a 19.819 millones de euros, afectado por el traspaso de activos a la Sareb. Un año atrás la cifra era de 15.311 millones.

Tras las provisiones realizadas por la entidad en el conjunto del año, el ratio de cobertura se sitúa en el 61,8%, frente al 60,2% de diciembre de 2011. En septiembre la cobertura ascendía al 71,4%, pero también se ve afectada por la transferencia a la Sareb.

 

Otros hechos significativos del cuarto trimestre

 

  • El 16 de noviembre, Bankia anunció la decisión de integrar su filial de banca privada.
  • El 28 de noviembre, el Grupo BFA-Bankia recibió la aprobación de las autoridades europeas a su Plan de Reestructuración, tras lo cual presentó públicamente el Plan Estratégico 2012-2015.
  • El 18 de diciembre, Bankia anunció un acuerdo con Aviva para la compra del 50% que el banco no controlaba en la compañía Aseval.
  • El 21 de diciembre, Bankia llegó a un acuerdo con IBM para la externalización de determinados servicios.
  • El 27 de diciembre el Comité Técnico Asesor de los Índices Ibex acordó excluir a Bankia del Ibex-35.
  • El 27 de diciembre el Grupo BFA-Bankia recibió la inyección de 17.959 millones de euros procedentes del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria. Bankia realizó una emisión de bonos convertibles contingentes por 10.700 millones que fue suscrita por BFA.
  • En diciembre, el Grupo BFA-Bankia transfirió a la Sareb activos por 22.317 millones de euros.