S&P otorga a BFA un rating "A-" con perspectiva estable

  • Considera que el Banco mejorará su rentabilidad en los próximos dos años, gracias a los beneficios de la fusión
  • Destaca la "mayor fortaleza de negocio del Grupo, su posición dominante en el mercado español y el potencial de mejorar beneficio a medio plazo"
  • Valora "positivamente" la salida a bolsa del Grupo, su mayor flexibilidad de financiación y su capacidad de acceder a los mercados de capitales


English version (PDF, 32 KB)

11-03-2011.La agencia de calificación Standard & Poor's ha otorgado al Banco Financiero y de Ahorros la calificación "A-", una nota que significa que la entidad tiene una "fuerte capacidad de asumir sus compromisos financieros". Este rating a largo plazo es aplicable a las siete entidades que se integran en el banco.

S&P ha asignado al Banco una perspectiva (outlook) "estable" ya que considera que el rating individual del Banco tiene potencial de mejorar en los próximos dos años, a medida que el plan de reestructuración del Grupo progrese y se dejen ver los beneficios de la fusión: mayor fortaleza del negocio, reforzamiento sustancial de los niveles de provisiones y capital, así como un incremento de los beneficios.

La agencia de calificación pronostica, asimismo, un aumento de la rentabilidad del nuevo Grupo, lo que se ha reflejado en una mejora de la calificación de sus participaciones preferentes, en dos escalones, hasta "BB-".

Posición competitiva "dominante" y más diversificación

S&P ha realizado el primer análisis sobre la fusión de las siete cajas de ahorros (Caja Madrid, Bancaja, La Caja de Canarias, Caja de Ávila, Caixa Laietana, Caja Segovia y Caja Rioja) para otorgar el primer rating a Bankia. En éste, destaca que "el nuevo Grupo financiero resultante de la fusión disfruta de una posición dominante en el mercado español, con una cuota del 11,5%, y una mejor diversificación geográfica".

Valora también que "el nuevo Grupo ha sido capaz de realizar importantes provisiones que, unidas a las sinergias que se derivarán de la fusión, deberían ayudar a mejorar la rentabilidad en el medio plazo". S&P toma en consideración, de esta manera, los ajustes por más de 9.200 millones de euros realizados por el Grupo, así como el cargo por 1.400 millones realizado sobre la cuenta de 2010 para anticipar los costes de reestructuración.

S&P considera que, aunque el Banco Financiero y de Ahorros  deberá demostrar la capacidad de ajustar los gastos, mejorar su mix de financiación y reforzar su capital, el Banco tiene una mayor "flexibilidad de financiación y será capaz de acceder a los mercados de capitales".

"Consideramos que la intención del Grupo de alcanzar los niveles de capital requeridos a través de los mercados, sacando el Banco a bolsa, debe valorarse positivamente", añade la agencia de calificación.